Blog de Bedebea

La línea entre belleza y obsesión

La sociedad, desde sus inicios, ha querido especificar que prototipo físico hay que tener para poder ser bello, feliz y más importante, aceptado.

La imagen perfecta de belleza ha ido variando y modificándose debido a la nueva visión de la publicidad, los medios y productos.

A diario, los medios de comunicación publican imágenes de las supuestas “personas perfectas” para que nos sirvan de referencia y establecer comparaciones, que a menudo lo que produce es que la población quiera e intenten parecerse a ellas.

En un principio, se intenta alcanzar esa “imagen perfecta” mediante la actividad física, pero más tarde se empiezan a practicar pequeñas cirugías estéticas con el fin de sentirse mejor con uno mismo, y a ojos de los demás.

Frecuentemente, el querer ser un patrón definido ocasiona un aumento excesivo de la cirugía estética, y la celebré frase de “todo en exceso es malo” es más que un frase hecha, y puede provocar consecuencias realmente graves. A esto hay que sumarle un mal hábito alimenticio, una realización de actividad física desmesurada y adicciones a las cirugías plásticas.

                                       


Desde mi punto de vista, el grado de autoestima que uno tenga y los valores morales que te han transmitido en tu casa a lo largo de tu vida, son determinantes y afectan a la hora de tomar este tipo de decisiones.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: